Preguntas Frecuentes

General

¿Qué es la Huella Ecológica?

La Huella Ecológica es un instrumento para contabilizar los recursos utilizados ampliamente como instrumento de administración y comunicación por gobiernos, empresas, instituciones educativas y organizaciones no gubernamentales para responder una pregunta específica: ¿Cuánta capacidad biológica del planeta se requiere para determinada actividad humana o población?

¿Qué mide la Huella Ecológica?

La Huella Ecológica mide la cantidad de tierra y mar biológicamente productivos que un individuo, una región, toda la humanidad, o determinada actividad humana requiere para producir los recursos que consume y absorber los desechos que genera, y compara esta medida con cuánta área de tierra y mar está disponible.

La tierra y el agua biológicamente productivas incluyen el área que 1) satisface las demandas humanas por comida, fibras, Madera, energía y espacio para infraestructura y 2) absorbe los productos de desecho de la economía humana. Áreas biológicamente productivas incluyen tierras de cultivo, bosques y áreas de pesca, y no incluyen desiertos, glaciares y el mar abierto.

Los estándares actuales de la Huella Ecológica (www.footprintstandards.org) utilizan hectáreas globales como una unidad de medida – lo que hace que los datos y los resultados sean globalmente comparables.

¿Cuál calculadora de la Huella Ecológica debo utilizar?

Actualmente existen varias calculadoras de la Huella Ecológica en Internet. Al evaluar otras calculadoras, lo más importante es si la calculadora efectivamente mide la Huella Ecológica y no está utilizando el término “huella” como un término general que se refiera al impacto ambiental. Estas calculadoras pueden ofrecer observaciones interesantes pero no están alineadas con los Estándares Internacionales de la Huella Ecológica, los cuales fueron adoptados en el 2006 con el fin de asegurar que los estudios sobre la Huella tengan credibilidad y consistencia.

La Huella Ecológica, tal como ha sido definida por los estándares de la Huella Ecológica, calcula cuánta área biológicamente productiva se requiere para producir los recursos requeridos por la población humana y para absorber los desechos humanos. Aproximadamente el 90 por ciento de quienes aplican la Huella Ecológica se han unido a Global Footprint Network y han acordado adherirse a estos estándares y usar un mismo conjunto de datos.

Para resultados de la calculadora de la Huella Ecológica globalmente comparables y confiables, busque información transparente sobre la metodología usada, y revise si es que la calculadora fue creada por un socio de Global Footprint Network, ya que la sociedad requiere conformidad con los estándares de la Huella Ecológica.

¿Qué es biocapacidad?

Biocapacidad significa capacidad biológica, que es la habilidad de un ecosistema para producir materiales biológicos útiles y para absorber desechos generados por humanos.

¿Qué es sobregiro?

Sobregiro, que en este contexto significa sobregiro ecológico, ocurre cuando la demanda de una población sobre un ecosistema excede la capacidad del ecosistema para regenerar los recursos que consume y para absorber sus desechos.

La Huella Ecológica es usada frecuentemente para calcular el sobregiro ecológico global, lo cual ocurre cuando la demanda de la humanidad sobre la biósfera excede la disponibilidad de capacidad biológica del planeta. Por definición, el sobregiro lleva al agotamiento del capital biológico que sostiene la vida en el planeta y/o a una acumulación de productos de desecho.

¿Cómo se calcula una Huella Ecológica?

Las Huellas Ecológicas pueden ser calculadas para individuos, grupos de personas (como una nación por ejemplo) y actividades (como la fabricación de un producto).

La Huella Ecológica de una persona se calcula considerando todos los materiales biológicos consumidos y todos los desechos biológicos generados por esa persona en un determinado año. Todos estos materiales y desechos son luego traducidos individualmente a un equivalente de hectáreas globales.

Para lograrlo, la cantidad de material consumido por esa persona (toneladas al año) se divide entre el rendimiento de un área de terreno o mar específico (toneladas anuales por hectárea) de donde fue cosechado o recogido, o donde el material de desecho fue absorbido. El número de hectáreas que resultan de este cálculo son convertidas a hectáreas globales usando factores de rendimiento y equivalencia. La suma de las hectáreas globales necesarias para sostener el consumo de recursos y absorción de desechos de esa persona es su Huella Ecológica.

La Huella Ecológica de un grupo de personas, como una ciudad o una nación, es simplemente la suma de las Huellas Ecológicas de todos los residentes de esta ciudad o nación. También es posible construir una Huella Ecológica de la producción de una ciudad o nación, la cual suma la Huella Ecológica de todos los recursos extraídos y desechos generados dentro de las fronteras de la ciudad o nación.

La Huella Ecológica de una actividad, como la producción de un bien (un avión) o un servicio (proveer seguros) es la economía humana, se calcula al sumar la Huella Ecológica de todo el material consumido y desechos generados durante esa actividad. Al calcular la Huella de una empresa o una organización, las actividades que serán incluidas dentro de la organización deben ser claramente definidas.

¿Qué es una hectárea global?

Una hectárea global es una unidad común que comprende la productividad promedio de toda el área de tierra y mar biológicamente productiva en el mundo en un determinado año. Áreas biológicamente productivas incluyen tierras de cultivo, bosques y áreas de pesca, y no incluyen desiertos, glaciares y el mar abierto.

El uso de una unidad común, i.e. hectáreas globales, permite que diferentes tipos de terreno sean comparados utilizando un denominador común. Factores de equivalencia son usados para convertir hectáreas físicas de diferentes tipos de terreno, tales como tierras de cultivo y tierras de pastoreo, en la unidad común de hectáreas globales.

Hectáreas globales también pueden ser convertidas a acres globales.

¿Cuál es la forma apropiada de usar el término Huella Ecológica?

El término Huella Ecológica, con iniciales en mayúscula, es un nombre propio que se refiere a una pregunta específica de investigación: ¿Cuánto de la capacidad biológica del planeta es requerida por una determinada actividad o población humana? Frecuentemente, la palabra “huella” es usada genéricamente para referirse al impacto humano sobre el planeta, o a una pregunta de investigación diferente. Por ejemplo, el término “huella de carbono” frecuentemente se refiere al número de toneladas de carbono emitidas por una persona o empresa específica durante un año, o al número de toneladas de carbono emitidas en la fabricación y transporte de un producto. Existe un componente de carbono en la Huella Ecológica, el cual mide la cantidad de capacidad biológica, en hectáreas globales, demandada por las emisiones humanas de dióxido de carbono proveniente de combustibles fósiles.

El término Huella Ecológica ha sido excluido deliberadamente de ser registrado para promover su amplio uso. Global Footprint Network trabaja para mantener el valor de este término promoviendo que nuestros socios y otros que utilicen la palabra huella o Huella Ecológica apliquen el término consistentemente, usando la definición encontrada en los Estándares de la Huella Ecológica (www.footprintstandards.org). Global Footprint Network promueve que las investigaciones que respondan a diferentes preguntas no sean consideradas como Huella Ecológica.

¿Cómo se relaciona la Huella Ecológica con la capacidad de carga?

La capacidad de carga es un término técnico que se refiere a la máxima población de una especie que una determinada área terrestre o marina puede sostener. Muchas especies tienen necesidades de consumo claramente definidas y consistentes, haciendo que la capacidad de carga sea fácil de definir y calcular. No obstante, para los humanos, la capacidad de carga requiere suposiciones sobre el consumo de recursos por persona en el futuro, estándares de vida y deseos (distintos de “necesidades”), productividad de la biósfera, y los avances de la tecnología. Por lo tanto, la capacidad de carga para humanos en un área es inherentemente especulativa y difícil de definir.

Las cuentas de la Huella Ecológica se acercan a la pregunta sobre la capacidad de carga desde un ángulo diferente. Las Huellas Ecológicas no son estimados especulativos sobre un estado potencial, sino son una contabilidad sobre el pasado. En lugar de preguntar cuánta gente puede vivir en el planeta, la Huella Ecológica hace la pregunta al revés y considera solo años presentes y pasados. La Huella pregunta cuántos planetas fueron necesarios para sostener a todas las personas que vivieron en un planeta en un determinado año, según el estándar de vida, la producción biológica y la tecnología de ese año. Esta es una investigación científica y una pregunta contable que puede ser respondida a través del análisis de conjuntos de datos documentados e históricos.

¿La Huella Ecológica es anti-comercio? ¿Es anti-tecnología? ¿Es anti-PIB?

La Huella hace seguimiento a las demandas humanas actuales sobre la naturaleza en términos del área requerida para satisfacer los recursos usados y para absorber los desechos emitidos al proveer bienes y servicios. Se considera que el comercio atribuye esta demanda al país que finalmente consume estos bienes y servicios. Esta contabilidad refleja flujos de importaciones y exportaciones, pero no determina los beneficios, las desventajas o la justicia del comercio. La Huella Ecológica es, por lo tanto, ni pro-comercio ni anti-comercio.

Conforme aparecen nuevas tecnologías que afectan la biocapacidad y la eficiencia de los recursos, su impacto en la provisión y demanda de recursos se reflejan en los análisis de la biocapacidad y la Huella. En otras palabras, los resultados de la Huella y la biocapacidad que se reportan en cierto año están en parte en función de la tecnología usada ese año. Esta contabilidad no determina si el uso de una tecnología es positivo o negativo, pero solo muestra cómo fluye el impacto de la tecnología. Los análisis de la Huella son históricos antes que predictivos, y no juzgan el valor de las tecnologías que pueden volverse disponibles en un futuro.

La perspectiva de la Huella no es pro-PIB ni anti-PIB. Producto Interno Bruto (PIB) es un indicador económico usado para hacer seguimiento al valor añadido anual a una economía. Para una comprensión ampliada de las tendencias nacionales, se requieren indicadores adicionales –estadísticas de desempleo, figuras sobre longevidad, o medidas de bienes ecológicos, por ejemplo. Global Footprint Network trabaja para que las naciones adopten la Huella Ecológica como un complemento y no un sustituto del PIB, y tiene un objetivo específico al respecto – que 10 naciones adopten la Huella Ecológica como un indicador nacional, junto al PIB, para el año 2015.

¿Redefiniendo el Progreso está asociado a Global Footprint Network?

Desde 1999 hasta 2003, Mathis Wackernagel, el co-creador de la Huella Ecológica, fue director del programa de Indicadores de Sostenibilidad de Redefiniendo el Progreso. En el 2003 Mathis dejó Redefiniendo el Progreso para lanzar Global Footprint Network con Susan Burns como co-fundadora.

Hoy en día, Global Footprint Network tiene más de 100 socios internacionales que utilizan un conjunto de datos común para las Cuentas Nacionales, colaboran en investigaciones y siguen estándares metodológicos comunes para incrementar la efectividad de la Huella como un catalizador de sostenibilidad.